Posted by on Dic 3, 2012 in |

La Búsqueda de la luminosidad es una reflexión sobre la fototaxis en forma de una máquina-escultura. A diferencia de lo que encontramos en buena parte del bioarte, esta obra apunta, con delicadeza, hacia una feliz comunión cibernética entre biología y máquina. Los principales componentes del trabajo son: seis Oxalis Regnelli (un tipo de trébol) vivos, dispuestos en una simetría circular sobre un disco horizontal, con una matriz de seis lámparas encima y, en el centro, un escáner óptico giratorio personalizado. La cualidad especial de este proyecto es que su conducta se controla eficazmente por la «voluntad» de las plantas. Los Oxalis tienen una conducta especial: abren sus hojas adelantándose y preparándose al sol matutino. En esta obra, el escáner detecta este movimiento y activa la lámpara de la planta en cuestión. Las plantas están dispuestas de forma que se vayan despertando en una secuencia horaria a lo largo de 24 horas. Al encenderse una lámpara, tras una acción de la planta que ilumina, también apaga la lámpara que está justo en frente y la hace dormir. Esta obra logra convertir los relojes florales que se encuentran en los jardines antiguos en una especie de anacrónica parodia de sí mismos.

Sobre el autor

Tras dedicarse de lleno a la pintura y al dibujo en el instituto, solicitó plaza en la escuela del Art Institute of Chicago para cursar su licenciatura. Fue admitida con una beca académica. Durante los dos primeros años de la SAIC cursó asignaturas de pintura. En un semestre fundamental para su desarrollo artístico se matriculó en unas asignaturas llamadas Herramientas digitales para la pintura y Pintura conceptual. En ese momento se cuestionó seriamente la razón por la que hacía arte. Pensó que su trabajo era demasiado material y ajeno a la realidad, y quiso tener un impacto más duradero en la sociedad. Inmediatamente se sumergió en la tecnología, por considerarla una disciplina de impacto evolutivo y cultural.

Orientó sus estudios al arte y la tecnología y terminó su licenciatura en Bellas Artes en 2002. Ahora estudia su doctorado y es profesora e investigadora adjunta en el Center for Digital Arts and Experimental Media (DXARTS) de la Universidad de Washington. Su obra se centra utilizar medios digitales para conservar y descubrir entornos que están en un estado de cambio constante. También utiliza la tecnología para conseguir una mejor perspectiva del sistema en el que vive, con la intención de generar realidades sistémicas muy impactantes y totalmente actuales. Espera que su trabajo inspire, desarrolle y cuestione la tecnología que utiliza y su intención es utilizar el arte para crear experiencias significativas y actuales que nos permitan entender a nuestro hábitat y a nosotros mismos de una forma que ninguna otra forma de investigación y desarrollo humanos podrían. En sus primeras obras se centró en la variación de los interiores genenrando en tiempo real señales de audio y vídeo a partir de datos captados en un espacio dado. En su obra más reciente utiliza datos detectados en sistemas naturales para crear sistemas biomecánicos híbridos.