Posted by on Oct 16, 2013 in |

Stranger Visions es una exposición de esculturas de retratos creados a partir de material genético recopilado en espacios públicos. La obra de arte remite a la investigación forense del fenotipo (que determina la apariencia a partir del ADN) para plantear cuestiones sobre la intimidad y la ética que se han agudizado debido a la capacidad creciente de rastrear información sobre las personas a través de las biotecnologías. El pelo, la piel y la saliva (por ejemplo en colillas de cigarrillos o chicles) son algunos de los numerosos rastros biológicos que dejamos sin darnos cuenta en el transcurso de nuestras actividades cotidianas, y que se utilizan como pruebas de identificación forense. En esta obra, la artista ha llevado muestras de la calle al laboratorio para extraerles el ADN e identificar los alelos (formas alternativas de un gen o locus determinado) que indican variaciones en el aspecto físico. Utilizando un software hecho a medida para establecer una correlación entre los resultados de sus análisis y la información de las bases de datos de rasgos genéticos físicos, Dewey-Hagborg fija los parámetros de una serie de modelos faciales y los imprime como retratos tridimensionales en color utilizando una máquina de prototipado rápido. Estas Stranger Visions forman una galería inquietante de retratos que recuerdan a las tradicionales máscaras de la muerte (máscaras de los fallecidos), y constituyen especulaciones artísticas cuyo pseudorrealismo se falsea a través de datos de laboratorio.