Posted by on Nov 27, 2012 in |

Esta instalación está formada por 16 teléfonos móviles suspendidos, programados por pares para reconocer palabras en alemán, español, francés, inglés, italiano, chino, latín y portugués. Los dispositivos analizan una palabra pronunciada y utilizan la información para seleccionar un término relacionado con ella en un diccionario y enunciarlo para proseguir el «diálogo» activo. Los cognados (palabras que son idénticas o similares gráfica y fonéticamente pero pueden tener significados distintos) posibilitan, en teoría, la comunicación entre idiomas distintos. Mediante altavoces y vistas de las pantallas de los teléfonos, los interactores pueden oír y ver esta conversación maquínica interminable.  A través del micrófono situado en el centro de la instalación, los seres humanos pueden dialogar directamente con el sistema, influir en la conversación maquínica y, quizá, cambiar de tema.