Posted by on Nov 29, 2012 in |

El autómata celular (AC), conocido principalmente por su ejemplificación en el Juego de la Vida de John Conway a comienzos de los años setenta, es uno de los pilares del desarrollo de la vida artificial. No es de extrañar que cuente con una amplia presencia en los premios Vida (Sandlines in Vida 3.0, Eden in Vida 4.0, Dadatron in Vida 5.0 y Propagaciones in Vida 10.0). Kristoffer Myskja ha construido un generador de un autómata celular completamente mecánico que se torna una escultura cinética. En una lánguida ralentización del proceso de generación del AC y como resultado de un sencillo conjunto de reglas, observamos el aparentemente aleatorio pero tremendamente complicado patrón en forma de agujeros perforados en papel Kraft continuo por el cabezal de lectura y escritura de la máquina. El papel procede de un rollo de alimentación situada dentro de una bobina de recogida impulsada por un motor eléctrico con todos sus elementos a la vista. Todas las normas del AC se basan en el estado de una célula individual en relación con su propio estado y el de los elementos que le rodean. En este caso, las tres células de la línea que se encuentra justamente encima de la posición actual del cabezal determinan si un agujero se perforará o no. Rule 30 es uno de los AC imprescindibles, y revierte especial interés por su comportamiento aperiódico y caótico.

Sobre el autor

Kristoffer Myskja es un artista audiovisual que vive y trabaja en Oslo, Noruega. Myskja se graduó en la Academia de las Artes de Oslo en 2008. En la actualidad desarrolla su trabajo en el campo de la escultura y las instalaciones cinéticas, y ha participado en numerosas exposiciones tanto en Noruega como en otros países. Su estudio se asemeja al taller de un relojero de mediados del siglo XX, repleto de antiguas herramientas que requieren del trabajo manual para crear todas las partes de sus esculturas, por pequeñas que sean. El trabajo de Myskja cabe interpretarse como un recordatorio de la presencia de las máquinas y nos hace reflexionar sobre nuestra existencia, cada vez más dependiente de estos aparatos.