Posted by on Dic 3, 2012 in |

Nueve cubos robóticos autónomos adaptan su comportamiento a cualquier movimiento generado por los espectadores, permitiendo así que éstos experimenten sus cuerpos como si tuvieran una extensión sensorial que puede ir más allá de los límites de su piel. Al mismo tiempo el intercambio que se establece entre robots y usuarios para formar juntos un organismo requiere un alto nivel de atención, lo cual genera las bases para una mayor percepción sensorial.
El conjunto escultórico se halla en un espacio oscuro, únicamente iluminado por la intensa luz coloreada que emana de cada cubo y que cambia en función de su proximidad con otros cubos y con las personas.  La posición inicial de los 9 robots es un array de 3×3 formando una célula madre. Cuando detectan a un usuario, cada cubo se separa empezando un proceso de mitosis para formar un organismo. Este organismo es una figura geométrica, un círculo que rodeando a las personas, irá moldeando su forma en relación a la interacción de éstas. Así mismo, la gama cromática que se visualizaba en el grupo de cubos inicial o célula madre, y que representa metafóricamente el genoma, se reproduce tras la separación en cada uno de los robots individualmente, dotando de este modo a cada unidad celular o cubo, con las mismas propiedades genéticas que al conjunto. El cambio de color, o intensidad lumínica durante la interacción, responde siempre a diferentes parámetros de conducta de los usuarios y de los mismos robots.Técnicamente, la dinámica de POEtic Cubes se logra mediante
el uso de seis tipos de sensores colocados en cada robot y unos protocolos de comunicación por radiofrecuencia que interrelacionan sus conductas autónomas. Sin embargo, la tecnología es absolutamente transparente: el juego de reglas que se ha programado en los cubos conduce a una encantadora sensación de conducta grupal disciplinada, pacífica y cooperativa entre los cubos y el público participante.

Sobre los autores

Raquel Paricio García Licenciada en Bellas Artes. Actualmente se dedica a la investigación y producción artística. Sus intereses, relacionados con el doctorado que realiza en la UPC, incluyen el estudio de espacios, dispositivos e interfaces que ayuden a ampliar las percepciones, a través del trabajo con aplicaciones de hardware evolutivo en propuestas de vida artificial. Sobre esta temática, ha expuesto y realizado publicaciones en: Planetary Collegium (Consciousness Reframed, Technoetic Arts); Leonardo on-line; Elsevier; IST; Institute for Scientific Interchange Foundation; Complex Sistem Network of Excellence; ACM; Transmediale; Mendel Art Gallery; Fundació Tapies; Museo de Arte contemporáneo de Chicago; Fundació La Caixa, KRTU. Ha recibido diversos premios, menciones y ayudas a la producción e investigación: Departament de cultura de la Generalitat de Cataluya; Fundación Arte y Derecho; VIDA 9.0; Möbius; Altadis.

J. Manuel Moreno Aróstegui Doctor ingeniero de Telecomunicaciones, es actualmente Profesor titular de universidad del Departamento de ingeniería Electrónica de la Universidad politécnica de Cataluña. Ha sido el coordinador del proyecto de investigación europeo POETIC, resultado del cual se ha realizado una nueva familia de dispositivos electrónicos que permiten la construcción de tejidos electrónicos con características bioinpiradas. También ha participado en proyectos de investigación europeos relacionados con dispositivos electrónicos programbales (proyecto RECONF 2 y FIPSOC) y con modelos de redes neuronales artificiales (proyecto ELENA). Sus intereses de investigación incluyen técnicas de computación bioinspiradas, arquitecturas de dispositivos programables, modelos de redes neuronales artificiales y el diseño microelectrónica analógico-digital. Sobre estos temas tiene más de 100 publicaciones.