Posted by on Nov 27, 2012 in |

En los proyectos de Vida Artificial, tanto los organismos como las ecologías artificiales suelen existir en entornos digitales virtuales en los que se representan dinámicas propias de los seres vivos. En ocasiones, los organismos artificiales se desarrollan en el mundo físico como dispositivos robóticos. La Realidad Aumentada explora la intersección entre los entornos digital y «real». Muchos proyectos de investigación artística se han interesado por la integración de estos dos mundos. Pixelbite adopta un enfoque novedoso, en el que las formas de vida digital rudimentarias —los píxeles— viven en un entorno virtual en línea y, al igual que los tamagochi, son criados por sus propietarios. Los píxeles deambulan en bandadas por su campo digital. Una vez maduros, se pueden cosechar y comer, para lo cual es preciso «imprimir» el píxel en material comestible con una impresora en 3D. Los píxeles se pueden imprimir en diferentes sabores, como bacalao, chocolate y wasabi. Pixelbite explora de manera sutil y provocativa la relación entre los conceptos de ganado, animales domésticos y criaturas virtuales.