Posted by on Nov 29, 2012 in |

En 1951, John Cage mostró al público su cuarta entrega de su obra Imaginary Landscape, en la que abandonaba por completo los instrumentos musicales para sustituirlos por doce aparatos de radio manipulados y afinados por veinticuatro músicos. En Heart Chamber Orchestra de TERMINALBEACH (conformado por los artistas Erich Berger y Peter Vatava), doce músicos tocaban piezas a partir de los latidos del corazón, registrados por un electrocardiograma a partir de los datos enviados por sensores colocados en sus cuerpos. En tanto que la partitura viva creada en tiempo real a partir de los estados físicos y emocionales de los músicos, sus latidos influenciaban aún más la composición musical resultante. De este modo, el bucle de retroalimentación biológica se torna un sistema en autogenerativo, orgánico y en evolución, que crea una partitura musical y un espectáculo que adopta la forma de arte abierto o de red, en el que la casualidad y la interdependencia, así como los cambios emocionales y el razonamiento computacional crean una dinámica biológica y psicológica a un tiempo. Si la pieza de mediados del siglo pasado de Cage fue uno de los primeros pasos en la intervención de los medios técnicos en el mundo de la expresión creativa, los recursos electrónicos digitales actuales han sobrepasado con total seguridad el rechazo del sentimentalismo y los medios de producción más polémicos. En Heart Chamber Orchestra humanos, instrumentos vivificados, sensores y ordenadores se alían para ofrecer un espectáculo estéticamente satisfactorio gracias a su procacidad conceptual.

Sobre los autores

Erich Berger
Artista y trabajador cultural nacido en Austria y afincado en Helsinki, Finlandia. Erich Berger ha estudiado ingeniería de telecomunicaciones y filosofía. Su trabajo consiste principalmente en instalaciones y performances, y últimamente ha comenzado a experimentar en la misma línea con imágenes y sonido. Modelos transformativos poco habituales que crean composiciones de ruido, luz y sonido, herméticas e intensas. En 2002 creó junto al artista sonoro PURE el dúo de improvisación audiovisual TERMINALBEACH. A Berger le interesan de manera especial los procesos informativos y las estructuras de retroalimentación, y utiliza sus instalaciones, performances, situaciones e interfaces como herramientas que le permitan investigarlos. Su obra puede contemplarse en festivales, exposiciones y galerías de todo el mundo, y ha recibido numerosos premios.
http://randomseed.org

Peter Votava (PURE)
Peter Votava es un artista nacido en Austria y afincado en Berlín. Compone música electrónica desde 1992, año en el que comenzó a trabajar con los sonidos más oscuros y pesados del universo acústico creando hipnóticas piezas que se asemejan a bandas sonoras capaces de desencadenar asociaciones de sueños y novelas de ciencia ficción a través de una mezcla de composición electroacústica, síntesis de sonidos y electrónica en directo. Desde 1991 ha lanzado más de 20 discos con sellos como Mego, Cronica Electronica, Staalplaat o con su propia discográfica, DOC.
http://pure.test.at