Posted by on Nov 27, 2012 in |

En este proyecto, se registran de forma continua los datos de un cultivo de una especie de moho en un plato de Petri mediante sensores bioeléctricos, un microscopio digital y un software de reconocimiento óptico. Esta información en tiempo real se combina en algoritmos que rigen la expresividad emocional de un actor virtual —mostrado en forma de imágenes proyectadas— e influyen tanto en su aspecto como en su discurso. Dependiendo del grado en que al software de reconocimiento facial «le gusten» o «le disgusten» los espectadores hacia los que está enfocado, los rasgos faciales humanos virtuales empiezan a distorsionarse con creciente intensidad, y la glosolalia (don de lenguas) elimina progresivamente el lenguaje comprensible.