Posted by on Nov 29, 2012 in |

El espíritu que promueve este trabajo es el de la concienciación sobre la biodiversidad. La obra consta de un vídeo proyectado en una pared de grandes dimensiones en una sala oscura. Unos tallos se van convirtiendo en un árbol que va creciendo poco a poco y que, a su vez, se mece por el tráfico del público que pasa o contempla la pieza. El árbol estará formado por los nombres de las miles de especies que pueblan el Planeta Tierra.