Posted by on Dic 3, 2012 in |

Cloud parece al principio mucho más complicada en su construcción y comportamiento de lo que realmente es. Esta estrategia es altamente eficiente, debido a que la experiencia de la complejidad permanece incluso cuando se comprende que la obra funciona a través de un movimiento repetitivo. Cloud esta suspendida del techo en un espacio muy amplio (el Great Hall del Centro Científico de Ontario en Toronto, Canadá, que encargó la obra) de manera que siempre se ve desde abajo. Los componentes verticales de la obra se extienden en el espacio y llenan el campo de visión de aquel que la contempla. Cloud consiste en cien postes de 4 metros de largo, que sujetan cada uno seis conjuntos de finas placas acrílicas, un lado transparente y otro de tono azul-gris pálido. Estas piezas rotan sobre su eje simultáneamente, pero con un movimiento ligeramente desfasado que sólo se sincroniza en intervalos específicos. El movimiento constante de los elementos, más la consistencia del color y de la textura, contribuyen a una expectativa intensa de patrones emergentes. Y los diseños aparecen – una ondulación de luz, un bloque sólido de color – aunque únicamente durante un instante y sólo directamente delante de la línea de visión del espectador, mientras que en sus bordes empieza a formarse un nuevo patrón.

Sobre el autor

Nacido en Tillsonburg, Ontario, en 1960, David Rokeby ha creado sonido interactivo e instalaciones de vídeo con ordenadores desde 1982. Su primera obra fue Very Nervous System (1982-1991), que le consagró como un artista pionero del arte interactivo, trasladando los gestos físicos a los entornos de sonido interactivo en tiempo real. Fue presentada en la Bienal de Venecia en 1986, y obtuvo el Prix Ars Electronica Award of Distinction for Interactive Art en 1991. Varias de sus obras tratan acerca de la cuestión de la vigilancia digital. Watched and Measured (2000) obtuvo el primer premio BAFTA de arte interactivo de la British Academy of Film and Television Arts en 2000. Otras obras tratan acerca de un examen crítico de las diferencias entre la inteligencia humana y la inteligencia artificial. The Giver of Names (1991-) y n-cha(n)t (2001) son entidades subjetivas artificiales, provocadas por objetos o por mundos hablados en su entorno inmediato, para formular frases y expresarlas. David Rokeby ha expuesto intensamente en las Américas, en Europa y en Asia. Ha intervenido en acontecimientos de todo el mundo. En 2002, Rokeby obtuvo el premio Governor General’s Award in Visual and Media Arts, el Prix Ars Electronica Golden Nica for Interactive Art, y representó a Canadá en la Bienal de Venecia de arquitectura. Recientemente, ha finalizado unos importantes encargos artísticos para el Centro Científico de Ontario en Toronto, y la fundación Daniel Langlois en Montreal.