Posted by on May 24, 2013 in Convocatoria | 0 comments

Monica Bello

Monica Bello

Estos días se convoca la quinceava edición de un premio que se bautizó como VIDA 2.0, en referencia a una “segunda forma de vida”, que es la vida artificial. Quince años después, ¿sigue vigente el debate sobre la vida artificial? ¿Qué nos dicen las obras que han participado en este certamen?

A lo largo de estos años hemos visto como los artistas aplicaban los principios de la Vida Artificial en sus obras, creando modelos a través de los que observar las dinámicas de los sistemas vivos y el modo en el que éstos participan de su entorno. Hoy en día es evidente que las tecnologías de vida artificial están más que nunca presentes en los objetos que nos rodean. Pensemos en aparatos domésticos, en mecanismos de uso corriente en nuestro entorno de trabajo o de ocio, aplicaciones móviles o funciones de las redes sociales o internet de las que nos valemos diariamente. Son formas propias de nuestra cultura que quedan plasmadas en la obra de muchos artistas y que VIDA recoge en los premios. Durante quince ediciones de concurso hemos visto como la evolución de estas tecnologías y sus discursos  han tenido una influencia en los proyectos premiados en VIDA. Por consiguiente,  el mismo concurso ha servido durante este periodo para estimular el debate sobre la naturaleza híbrida de la vida, que parece cobrar vigor por el lugar que ocupan en nuestra sociedad los sistemas creados con las últimas tecnologías de vida artificial.

En VIDA han participado grandes artistas, ¿qué hitos destacaría en relación al papel que ha jugado VIDA en el desarrollo de las prácticas artísticas vinculadas a las nuevas tecnologías?

VIDA es desde su inicio un referente en el desarrollo del arte relacionado con las nuevas tecnologías. Surge en los 90, en un momento de efervescencia en el que aparecen una serie de iniciativas que comparten el mismo objetivo, el de registrar, analizar y promover las nuevas prácticas artísticas relacionadas con la tecnología y la ciencia. Transmediale, ISEA, ZKM o en España Artfutura son algunos de ellos.

La singularidad de VIDA ha sido desde su origen dedicarse a un área específica de investigación, la del arte y la vida artificial. Desde las primeras ediciones ha destacado la labor de artistas referentes: Maria Verstappen y Erwin Driessens, Ken Rinaldo, Bill Vorn, Phil Beesley, Christa Sommerer y Laurent Mignonneau, etc. Siendo un campo nominalmente específico, en la práctica cuenta con una amplia diversidad de planteamientos, ya sea a través de sus múltiples discursos como de las tecnologías que se utilizan. VIDA ha celebrado el uso de las tecnologías de vida artificial en la creación artística: el intento de plasmar la capacidad dinámica de los seres vivos en el arte. Esta idea ha tenido un rol central en el arte en las últimas décadas, de modo que VIDA se ha consolidado internacionalmente por su capacidad por responder a una de las inquietudes creativas de mayor relevancia en nuestra cultura tecnológica.

Los proyectos ganadores de VIDA también han aportado al pensamiento científico. En este aspecto, ¿qué líneas de investigación han aportado más o se han beneficiado de la actividad de VIDA a lo largo de estos años?

Si en los primeros años de VIDA vimos muchas obras premiadas relacionadas con robótica, con ecosistemas virtuales o con sistemas informáticos evolutivos y autónomos en ediciones recientes se han añadido nuevas propuestas que muestran los avances en investigación y el interés que suscitan entre los artistas. En las últimas convocatorias se han premiado obras que trabajan con dinámicas de internet y redes sociales, que recrean espacios y contextos para el cuerpo aumentado, o que aplican las investigaciones recientes en biología sintética, por poner solo algunos ejemplos de las nuevas tendecias. Cada una de estas ideas nos remite a una expansión de la propia categoría de vida artificial. A través de ésta los artistas tratan de expresar el carácter extraordinario de “lo vivo”, de la aleatoriedad que reside en un sistema autónomo. En ciencia en la actualidad se están reiniciando debates clásicos siendo el debate sobre “qué la vida” el que mayor amplitud está adquiriendo. Se analiza desde múltiples disciplinas, con transversalidad, y contando con los medios técnicos más avanzados para su interpretación. No es sencillo determinar el papel que los artistas juegan en esta investigación en proceso. Existe muchísima experimentación en marcha y modelos muy novedosos de trabajo (artistas en laboratorios, experiencias con prototipados, una extensísima cultura del “hazlo tú mismo”, etc.) y desde VIDA entendemos que el fin de las obras es artístico, no científico. En todo caso sí somos conscientes de que la ciencia y el arte comparten modos de investigación y cualidades como la inventiva, la creatividad y la innovación. VIDA hace eco de ello y apoya esa visión transdiciplinar del arte.

El incentivo económico es un aspecto importante para la producción de proyectos artísticos, en particular cuando estos proyectos requieren recursos costosos. ¿Es la dotación de un premio como este su aspecto fundamental, o hay otros factores que destacan su importancia?

En VIDA existen dos formas de participación: con un proyecto finalizado en los dos últimos – a través de la modalidad Proyectos Finalizados – o con una propuesta no realizada – en la modalidad Incentivos a la Producción -. Se destinan un total de 82.500 € en premios entre las dos categorías, siendo VIDA uno de los concursos mejor dotados internacionalmente. Este es un aspecto de gran importancia en VIDA, el de ofrecer recursos a los artistas y premiar su trabajo. La categoría Incentivos a la Producción en particular se creó para cubrir las diferencias de recursos existentes entre distintos países. Surgió como consecuencia de la reflexión del jurado acerca del contraste entre las propuestas recibidas de países latinoamericanos y aquellas procedentes de otros lugares como Canadá, EEUU, Alemania o Inglaterra. La calidad de los proyectos estaba   determinada por la diferencia de recursos y apoyo en unos países y en otros. Con esto en 2001 se decidió crear esta nueva modalidad que apoyaría la producción en países latinoamericanos, en España y en Portugal. Es preciso decir que Fundación Telefónica cuenta en estos países con sedes y programas culturales, por lo que esta modalidad cobraba especial importancia en la promoción de las artes y del conocimiento desde la compañía. El incentivo económico que proporciona este premio ha tenido a lo largo de los años una gran repercusión en la creación latinoamericana. Hemos podido comprobar que el número de propuestas dedicadas a investigar vida artificial en Latinoamérica, España y Portugal ha aumentado como consecuencia del premio. Además cada vez un número mayor de proyectos de estos países han optado a los premios principales en la modalidad Proyectos Finalizados, ocupando puestos destacados en la creación con tecnologías avanzadas a un nivel internacional.

Además del incentivo económico, está el incentivo que supone la posibilidad de trabajar en un laboratorio de investigación. VIDA estrena en esta edición el premio Incentivo Telefónica I+D, ¿qué objetivos se plantean con este premio? ¿qué tipo de proyectos pueden optar a él, dadas las características del departamento de innovación de Telefónica?

 VIDA distribuye un total de 40.000 € entre cinco propuestas seleccionadas por el jurado en la modalidad Incentivos a la Producción. Esto permite que el artista lleve a cabo su proyecto, que no deberán estar realizado previamente, con medios económicos suficientes para que se desarrollen en un año (un año después de recibir el premio los artistas deberán informar sobre el desarrollo del premio). Sin embargo, hemos visto que el desarrollo de algunas de las propuestas requiere a menudo de un capital de naturaleza no económica, sino de talento y de competencia técnica. Este es un recurso que afortunadamente podemos aportar desde VIDA. Este año nos hemos propuesto ofrecer a los artistas premiados un apoyo integral y para ello contamos con la colaboración del equipo de Telefónica I+D. Uno de los proyectos seleccionados por el jurado en la modalidad Incentivos a la Producción será elegido junto con el equipo de Telefónica I+D para percibir este premio. Un equipo de expertos en investigación, desarrollo e innovación de Telefónica apoyará al artista durante el proceso de producción. Contará para ello con el asesoramiento en las últimas tecnologías de la información y tendrá la oportunidad de realizar una estancia de máximo un mes en el Research Center de Telefónica I+D en Barcelona. Con esta aportación se pretende estimular la innovación en torno a las últimas tecnologías de vida artificial y ampliar las posibilidades de investigación en el ámbito artístico.

VIDA recupera este año el Premio Especial del Público. ¿Cómo se podrán votar las propuestas? ¿Se votarán los mismos proyectos que optan a los otros premios? A juzgar por ediciones anteriores, algunos proyectos resultan algo complejos en su planteamiento, ¿cómo se prevé facilitar la información al público para que pueda valorar las propuestas?

Hemos decidido recuperar este premio, que ya se había convocado en alguna de las ediciones más tempranas de VIDA, porque nos pareció importante facilitar la participación del público en el momento más importante de los premios, tras el fallo del jurado y el anuncio de los premiados. El proyecto más votado de entre las siete menciones de honor (que no tienen dotación económica) recibirá un total de 2.500 €. La votación se llevará a cabo tras el anuncio, que se hará público en la web de VIDA en el mes de octubre. Toda la información de las obras premiadas se podrá consultar en nuestra web. Los textos que se publican son cada año redactados por los miembros del jurado tras decidir el premio y antes del anuncio del fallo. En este sentido, se presentan los proyectos premiados a través de un breve ensayo crítico de expertos de gran reconocimiento internacional que indican las claves del fallo del jurado. Se proporcionan además otros medios con los que ampliar la información del proyecto premiado, de su creador/es, para que el público pueda elegir su favorito y realizar su voto. Las redes sociales tienen en esta ocasión un gran valor para la participación pública. Usaremos las redes sociales de VIDA Twitter (@VIDAAwards) y Facebook (VidaArtAwards) para hacer el voto más accesible y universal.