Posted by on Mar 19, 2013 in Artículo | 0 comments

Paul Vanouse ha desarrollado un conjunto de obras que exploran las posibilidades de los medios emergentes, desde la cinematografía interactiva y las instalaciones que reaccionan ante estímulos, hasta los experimentos genéticos. En 2012 su obra Ocular Revision recibió el segundo premio de VIDA 13.2. Se trata de una instalación que aborda la visualización del ADN y los mitos y creencias actuales que rodean la investigación en genética.

 

Paul Vanouse, Encuentros con artistas de VIDA, mayo 2012.

 

En Ocular Revision, usted contempla la visualización del ADN como una construcción cultural. ¿Considera que, en términos generales, se deberían revisar los actuales  sistemas de visualización de los datos científicos?

Estoy interesado en corregir el oscurantismo, en general. Deseo que la gente sea consciente de que el término “DNA Fingerprinting” (identificación por ADN) es muy equívoco, ya que el proceso de creación de la imagen de ADN no es la marca directa de un individuo, más bien una imagen literalmente “construida” en un laboratorio, mediante procesos de laminado, troceado, ampliación y electroforesis de ADN obtenido de nuestras células. Es más, quiero que la gente comprenda lo discutible que es el poder discriminatorio de esas imágenes (su capacidad de distinguir a un individuo de otro). Esto se debe a que la típica imagen de ADN revela variaciones genéticas en una docena de tramos del genoma más o menos, compuestas por unos pocos miles de parejas de bases nitrogenadas, del ADN de una persona. Por lo tanto es un proceso muy diferente de, digamos, la “secuenciación del ADN” que describe los tres mil millones de parejas de bases nitrogenadas de un individuo. Que conste que las imágenes de ADN me parecen muy, muy chulas 😉 . Pero creo que hemos de poner en tela de juicio las la manera en que se explica la imagen de ADN en su aplicación en la identificación y el procesamiento judicial de sospechosos.

El objetivo de este proyecto es forzar la lectura del ADN como sustancia más que como código. ¿Puede esta nueva forma de visualización llevarnos a mejoras o a nuevos caminos en la experimentación genética?

Creo que los puntos de vista alternativos pueden ser fuente de mejoras y espero que mi esfuerzo pueda participar de algún modo en este análisis. Metáforas como “código”, “información”, “registro”, “lenguaje”, etc., son coloridas y poéticas, y a pesar de que las metáforas son la base de la mayoría de las comunicaciones humanas, tanto artísticas como científicas, políticas, personales, estas pueden llegar a ser tan poderosas y estar tan arraigadas que limitan su interpretación. En la actualidad esta metáfora es tan poderosa que no solo ha alterado el modo en que el público lego comprende el ADN sino que también se ha vuelto parte esencial de la ciencia y probablemente haya silenciado a aquellos que tenían otra estructura interpretativa.

Al generar una imagen con segmentos de ADN, esta sustancia se convierte en la materia de una representación ouna ilusión. ¿Cree que las visualizaciones de datos científicos tienden a generar espejismos? ¿Está nuestro conocimiento de los procesos biológicos dominado por metáforas visuales?

Esta obra lleva a la práctica la idea de usar el ADN como medio o material con plasticidad, y no como sujeto de representación. Y sí, como he dicho antes, nuestro conocimiento ha quedado condensado en torno a unas cuantas metáforas informáticas. En esta obra incluyo una segunda metáfora que deseaba abordar: Las imágenes (del planeta Tierra) que se han formado en las pantallas gemelas, son literalmente “mapas genéticos”, ahora bien, este término se refiere normalmente a mapas de ADN, en los que el ADN es el sujeto, mientras que yo creo mapas con ADN, en los que el ADN es simplemente el medio.

Usted afirma que los procesos utilizados por los laboratorios para la obtención de imágenes de ADN son a menudo opacos. ¿Considera que debería haber un conocimiento del público más claro o más amplio sobre las innovaciones actuales en experimentación genética?

Sí, más claridad. Menos CSI 😉

En el taller Discovering Nature Apparently que tuvo lugar en el Espacio Fundación Telefónica, los participantes aprendieron a crear sus propias imágenes artísticas con segmentos de ADN. ¿Qué tal fue su interacción con los procesos en el laboratorio? ¿Limita o determina de algún modo la creación artística el requisito de trabajar con equipamiento científico?

Fue la primera vez que monté un taller y permití a los participantes utilizar el software que yo había escrito específicamente para diseñar imágenes con el ADN. Con este software uno básicamente importa una imagen y el software le da una “receta” con las enzimas restrictivas que ha de utilizar en cada sección del gel de ADN para obtener la imagen. Pensé que este conjunto de participantes era un grupo creativo y que comprendía bien la ciencia. También fue de gran ayuda para nosotros la presencia y colaboración de Víctor Jiménez, profesor de la Universidad Complutense de Madrid. Probablemente la limitación mayor sufrida por los participantes fue la de disponer tan solo de parte de un día para trabajar con el software, que no estaba preparado para ser ejecutado por cualquier usuario, ya que lo había programado para mi propio uso y no había tenido la oportunidad de optimizarlo para uso general.

¿Qué tipo de imágenes crearon los participantes? ¿Eran técnicamente difíciles?  ¿Guardaban relación con los temas que rodean la experimentación genética?

Al disponer sólo de tres días para todo, tuvimos que operar a un nivel bastante simple. Nos limitamos a sencillas formas icónicas de letras y también la forma de un animal. Creo que al final todos comprendían ya el tema y apenas tuvimos que ayudarlos con esas imágenes. Creo que todos los participantes podrían hacerlo en este punto si hubiesen elegido seguir con esta clase de arte biológico.

El uso generalizado de tecnologías digitales durante las últimas décadas ha propiciado un aumento de la creatividad artística basado en los medios nuevos. ¿Cree que se puede producir un desarrollo similar en el arte biológico? ¿Pueden talleres como Discovering Nature Apparently contribuir al aumento de prácticas artísticas relacionadas con la biología?

Sí, por supuesto. Esta es una de las principales razones para la realización de estos talleres. Yo debería subrayar que para mí el proceso que enseñé es “biología molecular en marcha atrás”. Cuando uno está aleccionando a artistas, creo que es importante intentar introducir métodos alternativos, objetivos alternativos y herramientas alternativas.

 

En algunas ocasiones ha incluido narrativa en sus obras y ha jugado con la confusión entre lo real y la ficción. ¿Considera que la creación de una narración (o una imagen) puede llevarnos a una mayor comprensión de algo que suele ser percibido como “fríos datos científicos”?

Espero que las imágenes hagan que la gente diga: “¿Qué? Yo creía que la imagen del ADN era una impresión estable e inmutable, no una tecnología altamente variable que puede ser manipulada por un artista”. Cuando uno se da cuenta de que todas las imágenes del ADN son auténticos montajes de laboratorio, queda abierto el diálogo.

Finalmente, ¿cómo definiría usted la vida artificial?

Pienso que el término no deja de tensarse y cuestionarse, por lo que preferiría no limitarlo ni determinar su esencia. Preferiría responder a la pregunta: ¿Qué hace la vida artificial? Al preguntar por sus funciones, no pensamos en la vida artificial como un tipo determinado de cosa o una materialización específica. Creo que la vida artificial nos ha hecho reflexionar sobre nuestra concepción de la vida, ha puesto en tela de juicio nuestra visión de un  mundo con un solo concepto de vida. Ha propiciado un mayor interés por los procesos y los cambios, una predilección por la “verbidad” de la vida, frente a su “coseidad”.