Posted by on Abr 30, 2013 in Noticia | 0 comments

Una pintura inicia un periplo desde el momento en que es creada: se traslada del estudio del artista a la galería, de allí posiblemente a una feria de arte, la residencia de un coleccionista, la sala de un museo, un almacén o una casa de subastas. A lo largo de su existencia (que es a menudo más prolongada que la del propio artista), la obra es objeto de contemplación, de deseo y de continuos intercambios. Cada persona que la posee o simplemente la observa establece una breve relación con ella. Y sin embargo, la pintura permanece inalterada, incapaz de mostrar nada más que aquello que el artista plasmó en el lienzo.

The Value of Art  (Unruhige See) © 2010, Christa Sommerer & Laurent Mignonneau

The Value of Art (Unruhige See) © 2010, Christa Sommerer & Laurent Mignonneau

 

En su proyecto The Value of Art (2010), los artistas Christa Sommerer & Laurent Mignonneau (galardonados en VIDA 3.0) exploran el concepto del valor del arte otorgando a una serie de pinturas la capacidad de revalorizarse al interactuar con el espectador. Cada pintura es adquirida en una casa de subastas y equipada con un sensor que mide el tiempo que un espectador pasa frente al lienzo. Una pequeña impresora de papel térmico marca el valor de la pieza (calculado sumando los costes derivados de su adquisición) y le suma 1€ por cada 10 segundos que un espectador permanece ante ella. Cuantos más espectadores observan el cuadro, mayor es su valor monetario, reflejado en una tira de papel que cuelga bajo el marco. La pintura adquiere así una nueva dimensión, al incorporar un registro de su propia historia, a la vez que hace un guiño irónico a las dinámicas del mercado del arte.

La pieza puede verse hasta el 9 de junio en el espacio de arte Laiterie Les Bouillants (Francia).

 

The Value of Art  (Unruhige See) © 2010, Christa Sommerer & Laurent Mignonneau

The Value of Art (Unruhige See) © 2010, Christa Sommerer & Laurent Mignonneau