Posted by on Ene 12, 2013 in + VIDA, Taller | 0 comments

Hoy en día, las imágenes basadas en ADN poseen tanto peso en la investigación médica, genética y criminal que pueden considerarse las imágenes más fiables de nuestra época. De hecho, las imágenes basadas en huellas genéticas se han denominado “máquinas de la verdad”, “huellas de Dios” y  “estándar de referencia” en la identificación de sospechosos.

Paul Vanouse, segundo premio en la pasada edición VIDA 13.2 por Ocular Revision, crea  imágenes de ADN radicalmente diferentes a los patrones de bandas abstractos que estamos acostumbrados a ver en los medios de comunicación.  La práctica de Vanouse desafía la noción de que la imagen del ADN es algo natural. Al crear por ejemplo múltiples imágenes a partir del ADN de un mismo sujeto, así como imágenes que se parecen a iconos pictóricos conocidos, demuestra que la imagen del ADN es un constructor cultural, que adopta un patrón determinado según las técnicas de fragmentación o amplificación elegidas por el laboratorio. En Ocular Revision (2011) crea imágenes de  los hemisferios de la tierra usando el ADN de bacterias E.coli.

El taller giró en torno a sus reflexiones e intereses como artista y su manera de trabajar con el ADN en sus proyectos. De este modo, mediante una selección cuidadosa de enzimas, se crearon imágenes artísticas e iconos reconocibles a partir de bandas de ADN.

Este taller no exigía conocimientos previos de biología, sino que incluyó a participantes de perfiles diversos: artes visuales, medios de comunicación e informática, biología, etc.